por A. Sánchez de la Vaquera  sanchez_de_la_v@ctv.es

 

Cuando Miguel oyó las siguientes palabras del rey Juan Carlos I, refiriéndose a él y reconociendo su destacada trayectoria en el rock español, sintió un inmenso orgullo.

"La música tiene muchos registros y alguno de ellos no consigue, a veces, el reconocimiento que deberían tener como hecho musical y como realidad social. Me refiero al rock. Con Miguel Ríos el rock español alcanzó su auténtica categoría como un arte musical y la expansión más plena como una nueva realidad social, sin la cual es imposible entender nuestra historia más reciente"

La concesión de la Medalla de Oro de Bellas Artes, en la primavera de 1993, junto con estas palabras de Juan Carlos, eran el máximo galardón al que Miguel Ríos podía aspirar tras haber triunfado en listas de éxitos musicales de medio mundo.

Aquel "viejo rockero" de envidiable aspecto juvenil, había nacido en Granada el 7 de junio de 1944. Su juvenil pasión por la música alcanzó su primer objetivo cuando entró a trabajar en el departamento de discos de unos grandes almacenes y pudo escuchar todo el rock que se iba publicando.

Miguel, lleno de ímpetu, quema etapas. Se presenta en un programa de Radio Granada, graba una maqueta, que es aprobada, y viaja a Madrid para el registro de su primer disco. Todo ello cuando aún tenía diecisiete años.

En la década de los sesenta actúa en las legendarias matinales del Price, junto a Los Relámpagos, Los Tonys, Los Extraños, Les Chats Noires y todos aquellos artistas que producían las nuevas tendencias musicales.

Aunque el gran amor musical de Miguel Ríos era el rock y en su repertorio ya habían sido incluidos El rock de la cárcel, Popotitos, La pecosita y otros, también se aproximó a las nuevas tendencias (el twist, el madison, Beatles, etc). Con un título que para él era muy especial, Vuelvo a Granada alcanzó uno de sus grandes  éxitos de aquella época.

En 1969, con una grabación que para algunos puristas era poco menos que un sacrilegio, se le abrieron las puertas de las emisoras de radio y televisión de los cinco continentes. El Himno a la alegría, una adaptación del movimiento final de la Novena Sinfonía de Beethoven, dirigida por Waldo de los Ríos le hizo vender siete millones de discos en todo el mundo. En ese mismo año, 1969, también publica su primer LP.

En la década de los setenta se inician sus Conciertos de rock y amor. Le siguen discos como Memorias de un ser humano, y demuestra sus inquietudes ecologistas con La huerta atómica. Con Al-Andalus se anticipa a la fusión del rock con el flamenco.

En 1982, con el doble LP Rock&Ríos alcanza una cifra de ventas de 400.000 ejemplares y demuestra el alto nivel del rock español dentro del panorama internacional.

Miguel Ríos tiene la gran oportunidad de recopilar la música más destacada del rock español, en 27 programas de televisión. Con ésta serie, Qué noche la de aquel año, obtuvo el Premio Ondas.

En el verano de 1996 inicia la gira que mayor asistencia de público ha conseguido en toda la historia de la música española.

Sin duda, la intervención de Ana Belén, Víctor Manuel, Joaquín Sabina, Joan Manuel Serrat y otras figuras de la canción dieron un mayor relieve a estas actuaciones, compartiendo escena y aplausos con él en El gusto es nuestro. La inicial gira por nuestro país se vio prolongada, posteriormente, por tierras americanas.

Miguel Ríos, aparte de su indiscutible categoría como intérprete de rock, es un ser humano que ha mantenido siempre una gran dignidad artística y un elevado compromiso social. 

Las palabras del Rey Juan Carlos serían un digo broche para estas breves líneas biográficas: "Con Miguel Ríos el rock español alcanzó su auténtica categoría como un arte musical"

 


LIBROS:

'Miguel Rios', de Jose Luis Alvarez
Ed. Los Juglares  1983.
'Miguel Rios'
de Alvaro Feito, Ed. JC (1983 )
'Miguel Rios'
de Jordi Sierra i Fabra. Edición especial para el Circulo de Lectores (1985 ).
'Los viejos rockeros nunca mueren'
de José María Esteban
Ediciones Martínez Roca (Serie ídolos pop) Barcelona 1983 ISBN 84-270-0831-7
'Diario de ruta'
de Victor Manuel ( 1994 ).
'Miguel Rios'
de Alvaro Feito Ed. JC ( 1983 )