por A. Sevilla ags@ctv.es
Es cierto que a primera vista parece difícil encontrar sectores económicos o desarrollos del gigante asiático, que puedan ser extrapolables y aprovechables para Andalucía. Son demasiadas las diferencias existentes en todos los sentidos: culturales, socioeconómicas, geográficas, etc.

Recordemos, en síntesis, los datos más sobresalientes de la India:

Es el segundo país más poblado del mundo: tiene ya más de 1.000 millones de habitantes. (De mantenerse los mismos ritmos de crecimiento, antes del año 2045 sobrepasará a China). 
Su renta per capita es de: 1.800 $USA ( La renta per cápita de los españoles es de 12.985 $).
Saben leer y escribir sólo el 67% de los hombres y el 34% de las mujeres.

A pesar de su enorme extensión es uno de los países más densamente poblados (500 personas por kilómetro cuadrado en las zonas costeras y la cuenca del Ganges, y 300 por km² en zonas del interior.
Sus 1.000 millones de almas se reparten en cientos de grupos étnicos. Hablan 14 idiomas y centenares de dialectos. 

La India ocupa el puesto 132 de un total de 174 países en el Índice de Desarrollo Humano elaborado por el programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). La mitad de sus habitantes sobrevive con menos de un dólar al día.

La falta de infraestructuras se traduce en que casi el 20% de la población no tiene acceso al agua potable y el 71% vive en lugares sin saneamiento. 50 millones de niños y niñas no van a la escuela. 

Este resumen sería más que suficiente para olvidar todo intento mirar a la India como punto de referencia para Andalucía. 

Es cierto que las diferencias son abismales, pero en un sector concretamente, son envidiables. Algo estará sucediendo en aquel país para que Alemania, indiscutible vanguardia de Europa, pretenda reclutar de allí 75.000 informáticos. Es paradójico que se mire hacia un país en el que sólo hay, por cada 1.000 habitantes, 1,5 ordenadores, 15 líneas telefónicas y 64 televisores . 

Pero el Gobierno indio, a pesar de su retrasada situación económica, ha apostado fuertemente por las nuevas tecnologías. Y es importantísimo recordar que, actualmente, el 40% del PBI de Estados Unidos proviene del sector de informática y telecomunicaciones, por lo que no cabe duda que el motor de la principal economía mundial es, y seguirá siendo, la tecnología de la información.



El desarrollo de software en la India abarca desde exportación hasta educación. Es frecuente encontrar instituciones para la formación en software en pequeñas y remotas ciudades  de todo el país. El resultado ha sido que la India se ha situado entre las grandes potencias mundiales en el desarrollo de software. Los datos de exportación de software de la India lo demuestran claramente. De un mercado prácticamente inexistente 1980, se llegó a una exportación de 5.100 millones de dólares en 2000/2001. Se calcula que las exportaciones de software de este país serán de aprox. 50.000 millones de $USA en el año 2008.

De acuerdo con la Asociación Nacional de Software y Servicios (NASSCOM), 203 de las 500 compañías clasificadas por "Fortune" usan software hecho en la India. Esta destacada preparación en un sector tan avanzado, ha llamado la atención de los gigantes mundiales y, en consecuencia, muchas compañías como Microsoft, Hughes y Computer Asociates están realizando inversiones y negociaciones con la India. 

«Nada es imposible si 1.000 millones de indios trabajan juntos». El optimismo de este eslogan político contrasta fuertemente con la realidad socioeconómica del segundo país más poblado del mundo. Pero hay que reconocer que han ido poniendo, de manera perfectamente planificada, los cimientos de un futuro más halagüeño.

Apoyo gubernamental, educación dirigida hacia sectores en desarrollo, y mano de obra técnica más económica que la de Occidente, han sido algunos de los factores que han influido en este espectacular despegue. ¿No podría servirnos de espejo donde mirarse Andalucía? ¿Tendrían nuestras autoridades autonómicas una visión tan clara, como para hacer una planificación educativa y estructural a medio plazo, es este sentido? 

Mientras de nuestras facultades de Derecho, de Medicina o de Filosofía y Letras salen licenciados aspirantes a engrosar las listas de paro entre los que buscan su primer empleo, los diarios comienzan a llenar sus páginas de ofertas de trabajo para unas tecnologías en las que carecemos de gente suficientemente preparada. 



La inversión realizada en educación está dando sus frutos en el país asiático. Un país mucho más retrasado que el nuestro que ha sabido intuir hacia donde había que esforzarse. Han visto que, en cierta medida, podían adaptarse para prescindir de la industrialización, que es la gran creadora de trabajo. La instalación de industrias requiere grandes inversiones de capital, u ofrecer ventajas fiscales suficientes para atraer a las empresas multinacionales, cosas nada fáciles de conseguir, pero la "fabricación" de software solo requiere materia gris. 

Andalucía, la región más poblada de España, la tiene. Otra cosa es que sepamos encauzarla.