(Silueta del templo, según un boceto dibujado por Gaudí)

Como se ha comentado en algún otro lugar de estas páginas, gran parte de la documentación de Gaudí sobre los proyectos e ideas que pensaba aplicar en el templo de la Sagrada Familia, fueron destruidos durante la guerra civil española, en 1936.

Por otra parte, la forma personalísima de trabar del maestro, que intervenía en cada uno de los detalles de la construcción y que acostumbraba a hacer modificaciones sobre la marcha, hacen imprevisible algunas de sus posibles soluciones. Este factor ha ayudado a la polémica sobre la continuación o interrupción de las obras.

 

 

(Vista general con mayor detalle, en un dibujo de Joan Rubió i Bellver, arquitecto ayudante de Gaudí)

En esta visión de conjunto se   situó en el centro la Fachada del Nacimiento, la primera realizada. Las torres de la izquierda son las de la Gloria, aún por iniciarse, no siendo perceptibles las de la Pasión, que quedan ocultas en la parte de atrás. En la derecha, por encima de las torres existentes, sobresalen las torres de los cuatro Evangelistas que tendrán 130 m de altura. La de la derecha del todo, correspondiente a la Virgen María está dibujada de forma incorrecta ya que tendrá 140 m y por tanto ha de ser ligeramente superior a las otras. La que corona todo el conjunto, dedicada a Jesucristo, será de 170 m de altitud. 

Esta altura máxima de 170 m para la torre más alta, fue fijada por  Gaudí en base a sus propias creencias, ya que mantenía que la obra de los hombres no podía ser superior a la obra de Dios. 

Por tanto, curiosamente, la montaña de Montjuich lindante a Barcelona, con sus 174 m de altitud, fue la que influyó de forma más decisiva sobre la altura máxima de las torres de la Sagrada Familia.

 

(Diferentes bocetos realizados por el escultor Llorenç Matamala, otro de los ayudantes de Gaudí y colaborador en la ejecución de las imágenes que aparecen en la Fachada del Nacimiento).

Estos esbozos (recuérdese que fueron hechos por un escultor, con lo que se justificaría que no correspondan con absoluta fidelidad a las proporciones arquitectónicas previstas) posiblemente le sirvieron a Gaudí para 'visualizar' los volúmenes y relieves de su proyecto.

En el dibujo representado encima de estas líneas se ve claramente que corresponde a la Fachada de la Pasión.

El esbozo de la parte superior derecha ofrece una visión en diagonal del conjunto de la Sagrada Familia, con las fachadas de la Pasión a la izquierda y la de la Gloria a la derecha. 

Esta última imagen refleja, bastante sobredimensionada con respecto a las torres, la Fachada de la Gloria, aún no iniciada.

Esta, aparentemente, extraña reproducción no se encuentra aquí por error. Así era el proyecto del arquitecto Francisco de Paula Villar antecesor de Gaudí e iniciador de las obras de la Sagrada Familia. Así hubiera sido este  templo de no habérsele encargado, casi en los inicios, a Antoni Gaudí.

Afortunadamente este insignificante edificio neogótico fue abortado cuando estaba concluyéndose su cripta. Dicha zona subterránea, construida de acuerdo con el primer proyecto y con mínimas modificaciones introducidas por Gaudí en su parte final, se ha mantenido abierta al culto religioso desde los inicios, como Iglesia Parroquial. En esta cripta se encuentra enterrado Gaudí