El Capricho (1883-1885)

Segundo trabajo encargado a Gaudí, y primero en finalizarse. Está situado en Comillas, provincia y Comunidad Autónoma de Cantabria, en el norte de España.

El nombre con que se conoce este edificio, El Capricho, parece bastante adecuado ya que fue construido para Máximo Díaz de Quijano, persona soltera que no necesitaba tanta superficie habitable para él y su servicio.

Por primera vez aparecen las líneas curvas en la obra del artista. La torre existente sobre la entrada principal no tiene una finalidad concreta, ya que en su interior sólo hay una estrecha escalera de caracol que conduce al pequeño mirador, pero le confiere originalidad y enriquece el edificio.

Su decoración exterior es más contenida y menos extravagante que su otra obra primeriza, Casa Vicens, que realizó casi en paralelo en Barcelona. Aquí se aprecia también la influencia árabe-musulmana. Las sólidas columnas de la entrada, interpretación libre del estilo dórico, recuerdan la época medieval.

Estos azulejos en relieve: el girasol y las hojas, son el "leit motive" que se reproduce de manera insistente en esta obra, alternándose con ladrillos vistos.

Según parece, el arquitecto no llegó a visitar nunca este edificio debido a que se encuentra en Cantabria, al norte de España, y alejado de Barcelona. La supervisión de la obra la delegó Gaudí en otro arquitecto, en Cristóbal Cascante.

Este edificio es actualmente propiedad de una compañía japonesa, y en su interior han instalado un restaurante.

Casa Vicens

Finca Güell

Colegio Teresiano

Celler Güell
Palacio Güell
Bellesguard
Palacio Episcopal (Astorga)
Casa Botines (León)
Varios