Palacio Güell (1886-1888)

Dentro del casco antiguo de Barcelona, en la calle Nou de la Rambla y próximo al Teatro del Liceo, Gaudí recibió el encargo de construir una mansión para los Güell -adinerados industriales textiles, y en el futuro, mecenas del arquitecto- con la intención de que fuera además de lujosa residencia, centro de reuniones culturales.

Una de las dos majestuosas puertas gemelas por las que se accede al palacio. El arco empleado por Gaudí no tenía antecedentes en la arquitectura, por lo que su forma causó profunda extrañeza en su época. Es el llamado arco catenario

Es de destacar, otra vez más, el exquisito trabajo en hierro forjado que aparece tanto en la parte superior de ambas puertas como en medio de ellas (en la fotografía superior, en la zona derecha). Gaudí, que fue un ferviente partidario de reflejar símbolos en todas sus obras, aquí crea una especie de blasón por el que en diagonal discurren  las cuatro barras de la bandera de Cataluña

 

El Palacio Güell fue la primera gran obra en la que  Gaudí decidió utilizar materiales de elevado precio. Para conseguir el aspecto señorial que requería esta vivienda, empleó mármoles, madera de ébano, marfil y, por descontado, hierro forjado.

Casa Vicens

El Capricho

Finca Güell

Colegio Teresiano
Celler Güell
Bellesguard
Palacio Episcopal (Astorga)
Casa Botines (León)
Varios